lunes, 26 de junio de 2017

EL ENEMIGO INTERIOR. MUERTE EN EL REIK. Sesión 6.

Tras la tempestad viene la calma, y así fue para nuestros héroes tras el incidente con los dos enanos en la posada, por fin estaban reunidos en una cómoda habitación en Grissenwald, después de haber dado buena cuenta de un estofado a la altura de los realizados por Nikkit, y con el estomago lleno y un buen colchón de plumas en donde poder descansar fue pasando la noche, dando paso poco a poco a un nuevo día en el Imperio...

Ya con las primeras luces del alba Nikkit, Erwin y Ogmund se encaminaron a la barcaza que estaba amarrada en el puerto, por el camino fueron escuchando que durante la noche otra granja había sido atacada y quemada y que los enanos eran los culpables, cuando llegaron al puerto encontraron a Chistopher y a Renat durmiendo a pierna suelta tras la mas que posible juerga nocturna, tras despertarlos y esperar a que fueran centrándose les comunicaron que estarían unos días fuera y que mientras tanto estuvieran atentos a la barcaza, justo cuando se disponían a partir Chistopher les contó una pequeña anécdota que habían tenido durante la noche en una de las posadas que habían recorrido, dos hombres les habían invitado a unas rondas y les habían preguntado por un tal Lieberung o Libeun que segun ellos viajaba en la barcaza que dirigían, y aunque su descripción era como la del Señor Erwin les dejaron claro que tal hombre no viajaba con ellos aunque por su aspecto podría ser uno de los dueños de la barcaza, el Señor Erwin Schulz.

Con un pequeño mapa y evitando el camino principal hacia las Montañas Negras, fueron siguiendo el camino que iba al lado del río Reik hasta que alcanzaron las Montañas y tras bordearlas llegaron a la senda que subía hasta la mina, con cautela fueron siguiendo la senda hasta que en ella dieron con un enano ensartado con cuatro flechas, estaba recostado sobre el tronco de un árbol, al parecer había muerto hacia poco tiempo, tras un primer acercamiento de Nikkit para cerciorarse que no era una trampa Erwin se acerco al enano y al romper una de las flechas el enano abrió los ojos para segundos después volver a cerrarlos por ultima vez, en esos segundos con una voz muy débil le dijo que en la mina había Gobos, y que se estaban llevando su oro, Erwin se guardo la flecha como prueba de la presencia de Goblins y saliendo de la senda y adentrándose en el bosque siguieron avanzando, un kilómetro mas arriba dieron con la entrada de la mina y supuestamente  con la torre donde vivía Etelka Herzn, en ella pudieron ver que un Goblin custodiaba la entrada reclinado sobre la puerta, con apenas una hora de luz decidieron bajar y intentar pasar la noche en alguna de las granjas atacadas, al poco de anochecer llegaron a una, había sido calcinada así que se dispusieron a pasar la noche al raso.

Al día siguiente entre los escombros encontraron una espada de manufactura Goblin, la cual recogieron como prueba, sin perder mas tiempo regresaron a Grissenwald a hablar con el líder de los enanos Gorim Granmartillo, el poblado enano se encontraba a las afueras de la ciudad, estaba compuesto por chabolas de madera y una casa mas grande donde Gorim gobernaba a los pocos que no se habían ido de Grissenwald, este les contó como la hechicera Etelka Herzen les había engañado con la compra de la mina, segun sus palabras algún hechizo fue usado para hacerles que vendieran la mina y se olvidaran del oro que allí había, cuando le fue mostrado tanto la flecha como la espada de los Goblins junto a las palabras de Erwin, Nikkit y Ogmund decidieron ayudarles a acabar con la hechicera y con la escoria de Goblins que allí había, así que descansaron lo que restaba de día y por la noche partieron junto a Gorim y otros nueve enanos camino a la mina.

Justo a medianoche consiguieron llegar hasta el linde del bosque de que daba al claro desde donde poder observar la mina y la torre, de la mina iban saliendo tanto lobos como Goblins que se iban juntando en el centro del claro, de la torre también salían mas Goblins y entre ellos uno que iba vestido con ropas de mujer y una tiara en la cabeza, iba haciendo gestos extraños como si fuera un hechicero o un Shaman, desde luego muy cuerdo no parecía, a una orden suya diecinueve Goblins montados en lobos partieron por la senda en dirección a Grissenwald o alguna de sus granjas, aprovechando que ahora quedarían pocos en la torre decidieron cargad contra lo que allí hubiera, y así los diez enanos junto a Erwin, Ogmund y Nikkit corrieron hacia la entrada de la torre, el Goblin de la puerta consiguió dar la alarma para segundos después caer muerto por una piedra de la honda de Nikkit, de la torre salieron seis Goblins y se enfrentaron con los Enanos, mientras nuestros héroes entraban en la torre, en una de las habitaciones Erwin y Ogmund encontraron a dos hombres que habían sido secuestrados de alguna de las granjas quemadas, mientras Nikkit con el trabuco abatía a tres de los cuatro Goblis que bajaban por las escaleras que daban al piso superior, el Goblin restante cayo bajo las espadas de Erwin y Ogmund instantes después, poco a poco y con cautela fueron registrando el resto de estancias sin encontrar mas resistencia y pudiendo comprobar el estado en que lo habían dejado todo los Goblins, Nikkit encontró en una habitación escondida debajo de la cama a Dumpling Hayfoot, una Halfling por lo visto al servicio de Etelka Herzn, la cual estaba muy enfadada con ella por haberla abandonado hacia unos días junto a estos salvajes, mientras subían al piso superior a investigar Nikkit la dejo atada y amordazada, en el piso superior se encontraba un laboratorio que había sufrido una gran explosión en su interior, haciendo que una de sus puertas hubiera salido disparada hacia las escaleras de subida, en la habitación supuestamente de Etelka había trajes tirados por el suelo y encima de una gran cama  había una colección de falanges y la cabeza cortada de un enano, en un rincón un cofre cerrado con llave, había otra habitación que mostraba signos de haber intentado entrar por la fuerza, pero sin éxito, tras haber comprobado que no había mas Goblins en la torre y que los enanos habían acabado con los de fuera limpiaron cualquier rastro de combate en el exterior y se prepararon para intentar emboscar al resto cuando llegaran de su incursión...


lunes, 19 de junio de 2017

EL ENEMIGO INTERIOR. MUERTE EN EL REIK. Sesión 5.

Se había quedado una noche agradable, propia de estas fechas, en el bosque se podía escuchar el ruido de los animales mientras se movían por el, mientras, en la futura maquina de señales del Emperador un grupo de trabajadores enanos dormían plácidamente, tras varias noches de dormir intranquilos por los sucesos que habían ido aconteciendo, hoy tenían la tranquilidad de que un grupo de aguerridos humanos acompañados de un Halfling hacían guardia para intentar averiguar lo que les había ocurrido a sus compañeros...

Mientras en las profundidades de la antigua torre Erwin, Ogmund, Nikkit, Wanda y el capataz enano, intentaban descubrir que mas secretos podía haber en su interior, tras haber registrado el estudio se dirigieron a la puerta del fondo, con sumo cuidado la abrieron dando paso a una biblioteca de largas estanterías que llegaban hasta el techo y dejando apenas el paso para una persona a través de ellas, mientras avanzaban por la biblioteca un necrofago avanzo hacia ellos a la vez que de los pasillos que formaban las estanterías tres zombis arrastraban sus pies en su dirección, quizás tiempo atrás al ver tal numero de enemigos hubieran retrocedido, pero aunque ni ellos mismos lo supieran todo lo acontecido hasta ahora les había fortalecido y acrecentado la fe en sus posibilidades, poco a poco consiguieron acabar con los tres zombis, tanto el de Erwin como el de Nikkit acabaron con partes de sus tripas esparcidas por el suelo de la biblioteca, mientras el necrofago aprovechaba para atacar a Erwin, y aunque este le propino dos espadazos estos no fueron suficiente para acabar con el, dando lugar a ser mordido por el necrofago, poco a poco Erwin noto como su cuerpo se iba quedando rígido sin poder moverse ni tan siquiera poder gritar, podía oler el nauseabundo olor de la criatura mientras sus colmillos amarillentos se acercaban a su cara, pero justo en el ultimo instante la espada de Ogmund lo atravesó haciendo que cayera al suelo muerto, tras unos minutos sin saber que hacer con Erwin, este poco a poco fue recuperando sus movimientos, en cada uno de los zombis colgaba un cilindro acabado en forma de una estrella de seis puntas, los cogieron y los guardaron junto al que ya tenían, al igual que unos libros que podrían vender a un buen precio, siguieron avanzando con mas cuidado por la biblioteca hasta llegar al fondo de ella donde había otra puerta, tras abrirla con cuidado entraron en lo que parecía un laboratorio, había distintas redomas, viales, y minerales, ademas de distintos garabatos escritos sin ningún sentido por todas partes de la estancia, mientras iban entrando escucharon unos pasos que se arrastraban  hacia donde ellos estaban , de entre las sombras apareció un zombi al que dieron buena cuenta, también llevaba uno de los cilindros acabado en una estrella de seis puntas, en un atril en forma de gárgola había un gran libro de encuadernaciones de cuero que segun Wanda podría enseñar a dominar a seres no muertos a través de un ritual que usaba polvo de piedra de disformidad, con sumo cuidado lo cogieron para mas tarde poder quemadlo, al fondo del laboratorio había una puerta que daba al pasillo donde estaba la trampilla por donde habían descendido, tenían cinco cilindros que encajaban en cada una de las puntas de la estrella de la estancia del medio, pero les faltaba una para poder completar todas y ver si algo ocurría, quizás la tuviera el hechicero que hace cientos de años vivió o estudio aquí, había pasado tanto tiempo que difícilmente algún día lo podrían averiguar...

Faltaba poco para que amaneciera, no podían sacar los cuerpos de los enanos muertos hasta la noche siguiente, para así poder darles sepultura alejados de aquí, si el resto de enanos se enteraban de lo que allí abajo había seguramente partirían sin poder acabar el encargo del Emperador, y eso era algo que Aynjull Isembeard no se podía permitir, así que Nikkit ideo un plan, esperarían a la noche siguiente para sacar los cuerpos de los enanos muertos y el de un necrofago, enterrarían a los enanos y quemarían el cuerpo del necrofago en una gran hoguera, al día siguiente contarían al resto de enanos que el causante de todo había sido un mutante al que le habían dado muerte y habían quemado, y con ese plan marcharon a descansar hasta bien entrada la tarde, Nikkit preparo una buena cena,solo capaz en manos de un Halfling, tras la cual se fueron a montar guardia en la maquina de señales, a medianoche Aynjull les ayudo a trasportar los cuerpos y como habían quedado quemaron al necrofago junto con el libro encontrado en el laboratorio, y enterraron los cuerpos de los enanos, a la mañana siguiente les contaron al resto de enanos lo acontecido por la noche y aunque se sintieron apenados por la suerte que seguramente habrían corrido sus compañeros también respiraron aliviados al saber que ya podrían trabajar tranquilos, sin mas que hacer y después de haber recibido el pago por sus servicios no sin que antes Aynjull hubiera intentado ahorrarles tener que cargar con dicho peso partieron dirección Sur, hacia Grissenwald.

Navegando hacia el sur por el Reik  pasaron por Kemperbad, en sus calles se habían criado tanto Erwin como Ogmund, y aunque por un momento la añoranza parecía que les obligaría a parar decidieron seguir camino y llegar cuanto antes a Grissenwald, en los siete días que tardaron en llegar iban parando por la noche en pequeñas aldeas costeras donde poder reponer agua y poder dar un trago, en uno de estos pueblos a Ogmund le resultaron conocidos dos rostros que ese momento abandonaban la posada, los había visto en Delberz, quizás y solo quizás les estuvieran siguiendo o solo eran manías suyas..., por fin a primera hora de la tarde y después de 17 días desde que partieran de Delberz llegaron a Grisssenwald, un pueblo que vivía del pescado y un punto de paso para los barcos que transitaban el Reik, tanto desde Altdorf como desde Nulm, como bien sabia Erwin había una gran cantidad de posadas y mesones, y hacia uno de ellos se dirigieron mientras daban la tarde y la noche libre a Chistopher y a Renat, no sabían muy bien que buscaban, si una calle o un edificio, decidieron que deberían andarse con cuidado y ser lo mas cautelosos posibles, así que lo primero fue buscar alojamiento, y en ello estaban en la posada del Viajero Errante cuando por la puerta dos enanos bastante desaliñados y oliendo a alcohol empezaron a insultar a Nikkit, este no se arrugo dando pie a una pelea en la que los enanos llevaron la peor parte, por suerte para la integridad física de los enanos  la guardia apareció antes de que hubiera que lamentar algún muerto, la guardia se llevo presos a los dos enanos mientras el capitán de la guardia Blinched aunque reconocía que había sido en legitima defensa les encomiaba a que no se entretuvieran demasiado en Grissenwald, tras la pelea de la gente del lugar y del posadero averiguaran que los enanos viven en chabolas a las afueras de Grissenwald y que su líder era Gorim Granmartillo, antes habían tenído una mina de la que extraían carbón  en las Montañas Negras, de ahí su nombre, pero que hará unos dos años se la vendieron a una Dama de porte Noble venida de Nulm, ademas le construyeron una casa o una torre al lado de la mina,  para cuando se les acabo el dinero empezaron los problemas con ellos, convirtiéndose en unos borrachos pendencieros, y ahora unos asesinos a los que la guardia dice no tener aun pruebas, pero desde hace dos días se les ha vuelto a ver con dinero coincidiendo con los ataques producidos a dos de las  granjas mas alejadas de Grissenwald, tras escuchar estas y otras historias y tomar varias jarras de espumosa cerveza decidieron abandonar la posada y buscar otra donde poder empezar con mejor pie..., y en esas entraron en El Guerrero Cazador....


lunes, 12 de junio de 2017

EL ENEMIGO INTERIOR. MUERTE EN EL REIK. Sesión 4

La barcaza surcaba las tranquilas aguas del río Delb, atrás aun se podía vislumbrar el pueblo de Delberz, habían pasado dos semanas desde que llegaron a casa de Heironymus Blitzen, en ella habían podido reencontrase con un amigo que creían muerto y habían podido relajarse en cómodos colchones de plumas, por fin tras varios días de penurias habían podido descansar cómodamente, cada uno de ellos había dedicado su tiempo libre en adquirir conocimientos para poder hacer frente a  lo que el futuro les tenia dispuesto, Erwin gracias a las influencias del Hechicero fue aceptado como escudero de un pequeño Noble de la zona, mientras Johan enseñaba a Nikkit como moverse y aprovechar todo lo que el bosque le ofrecía, por su parte Ogmund recibió pequeñas clases de Wanda, segun ella siempre era importante saber abrir una cerradura que estuviera cerrada, no siempre había estado a las ordenes de Heironymus, desde pequeña había vivido en las calles valiéndose de lo que pudiera robar o mendigar para ir comiendo, y como todo llega a su fin llego el día de partir en busca de Etelka Herzen, no sin antes que el Hechicero le entregara a Nikkit un anillo con una gema en forma de ojo esculpida hace muchos años por los Enanos, tenia poderes contra no muertos pero desconocía que poderes aun podría conservar.

Tras cuatro días navegando por los ríos Delb y Talabec por fin entraron en Altdorf, justo cuando enfilaban el puerto en el pudieron ver a un antiguo conocido, Ernst Heindelman estaba subido en una caravana de las cuatro estaciones, al verlos enseguida se tapo con un libro hasta que la caravana partió del puerto en dirección Sur, hacía las calles de Altdorf,  lo que iba a ser una noche de fiesta para el Capitán y para su marinero se quedo en frustración al no permitirles que bajaran del barco, al siguiente día ambos se encargaron de cargar provisiones para el resto del viaje hacia el Sur, mientras nuestros héroes junto a Wanda permanecían en el barco intentando no llamar la atención, el día paso sin ningún contratiempo y por la noche volvieron a dormir en la barcaza, a primea hora del día siguiente abandonaban Altdorf y surcaron el río que daba nombre a la región, el río Reik, al cabo de tres días de viaje pasaron cerca del Castillo Reikguard, en el se podían ver guardias de brillantes armaduras y asomando por sus almenas cañones y bombardas, era la actual residencia del Principe Wolfgang Holswig-Abenauer, el heredero escogido por el Emperador, pero según Chistopher en verdad se decía que estaba encerrado para que nadie pudiera ver la marca que el Caos había depositado en el, se decía que le había crecido una cola de rata, tanto Erwin como Ogmund ya conocían que esa era la residencia del Príncipe, pero en Kemperbad se rumoreaba que era un lunático, que siempre había sido algo simple pero que ahora estaba como una cabra, y que por lo tanto el Emperador lo tenía encerrado en el castillo.

Cuando ya estaba atardeciendo en un recodo del río ante ellos apareció una construcción un tanto extraña, sobre una colina verde se alzaba lo que antiguamente había sido la base de alguna torre, sus piedras negras y lisas reflejaban los últimos rayos de Sol, y sobre ella se estaba erigiendo otra construcción con una infinidad de andamios rodeándola, pero lo que les llamo la atención fueron dos Enanos al pie de la colina, en un pequeño embarcadero agitando los brazos y con una bolsa de dinero en sus manos  pidiendo que les llevaran con ellos, pero incluso antes de que pudieran negociar nada de la colina resollando venia corriendo otro Enano, Aynjulls Isembeard el Capataz de la obra, tras dar un buen rapapolvo a los dos enanos estos volvieron sobre sus pasos cabizbajos, mientras Aynjulls les explico que en los últimos días habían desapareció varios de sus trabajadores mientras hacían guardia en la torre, había corrido el rumor que quizás este lugar fuera un cementerio elfico, como Capataz no podía permitir el no cumplir los plazos con lo dispuesto con el Emperador para terminar la maquina de señales, después de esta vendrían muchas mas por todo el Imperio, y el Aynjulls Isembeard seria reconocido por todo el Imperio, nuestros héroes rechazaron la propuesta de trabajar en la obra pero se ofrecieron a intentar averiguar que pasaba con las desapariciones, así que decidieron pasar la noche en la torre de señales.

Una vez instalados en ella, Ogmund vio o intuyo que una zona de la parte sur del suelo podría ser una trampilla o algo por el estilo, y en verdad era una trampilla, durante la segunda guardia en la que Nikkit y Wanda estaban vigilando la trampilla se abrió y un ser decrepito emergió a través de ella atacando a Nikkit, por suerte para el su hacha y la ayuda de sus compañeros fue suficiente para acabar con semejante monstruosidad, descubrieron que un cilindro que llevaba atado al cuello abría la trampilla mágicamente, de donde había emergido el necrofago se podía ver un vestíbulo con intrincados dibujos en las paredes, techo y suelo con una puerta a cada lado y al fondo una pared de al parecer acero, en medio del vestíbulo estaban los cuerpos, o lo que quedaba de ellos de los enanos desaparecidos, con premura y antes de seguir Wanda fue a avisar a Aynjulls, este cuando llego se espanto de lo que vio, esto no debía saberse o sus trabajadores abandonarían la construcción, armado con un pico acompaño a Erwin, Ogmund, Nikkit y Wanda al interior de la torre, examinando la placa de acero Ogmund descubrió en las paredes en los relieves que tenían dibujados como dos ruedas que al hacerlas girar la pared de acero se iba moviendo hasta dejar paso a una cámara interior donde en el suelo esta inscrito un hexagrama donde hay un agujero en forma de estrella en cada punto del hexagrama, las paredes estaban decoradas con distintas constelaciones, volviendo sobre sus pasos penetraron por la puerta de la derecha a una habitación que parecía un estudio, en ella había retratos que  tanto Erwin como Ogmund reconocieron de la familia Wittgenstein, en una mesa había esparcidos mapas de distintas regiones del Imperio, y un mapa sobre el que se han dibujado distintas lineas que se cruzan con un circulo alrededor de un cruce de estas lineas, también había papeles con distintos cálculos y anotaciones, pero que son ilegibles, detrás del escritorio y apoyado en la pared había un cayado adornado con inscripciones, con cuidado Wanda lo guardo hasta que su maestro pudiera averiguar los poderes que poseía, mientras del fondo de la habitación unos pasos se iban arrastrando hacia ellos, un zombi se acercaba donde estaban, sin apenas complicaciones acabaron con el, de su cuello colgaba un cilindro que en uno de sus lados acababa en forma de estrella, del mismo tamaño que habían visto en el hexagrama de la habitación central, quizás si encontraban los otros cinco los misterios de esta antigua torre les fueran desvelados...

lunes, 5 de junio de 2017

EL ENEMIGO INTERIOR. MUERTE EN EL REIK. Sesión 3.

Se oían ruidos de pasos, Johan empezaba a despertarse mientras sentía un fuerte dolor de cabeza, poco a poco iba recuperando sus sentidos, maniatado y amordazado en una especie de almacén iba recordando como Erwin había acudido a la posada donde estaban alojados y con premura le había incitado a que le acompañara, aunque era Erwin, había algo en él que le había resultado extraño, pero con las prisas no le había dado mucha importancia, lo siguiente que ocurrió es que un carruaje les estaba esperando a la vuelta de la posada, lo ultimo que recordaba era haber subido a el y recibir un fuerte golpe en la cabeza, la oscuridad se cernió sobre él, hasta ahora,poco a poco su visión se iba haciendo mas clara, ante sus ojos iba vislumbrando un circulo de cobre en el suelo y en su interior un pentagrama, en cada punta del pentagrama un candelabro de plata con una vela encendida, figuras encapuchadas empezaban a entrar, uno de los encapuchados se acerco para revisarle la cuerdas, mientras lo hacia le susurro al oído, esto se nos ha ido de las manos,  algo atroz esta a punto de suceder, hay que evitarlo como sea, con rapidez antes de volver sobre sus pasos le dejo un pequeño abre cartas, con el cual mas tarde Johan intentaría cortar la cuerda que le sujetaba sus manos.

Con cinco de los encapuchados alrededor del circulo y otros dos en el centro empezó una especie de ritual o ceremonia, como mas tarde Johan sabría los dos encapuchados del centro eran Johannes Teugen y su supuesto primo Gideon,  al poco de empezar la ceremonia una mujer joven fue llevada ante Teugen, el cual con sangre fría le abrió el pecho para sacarle el corazón aun latiendo y dejarlo en medio del pentagrama, el siguiente en correr esa suerte era el propio Johan, fue cogido por Gideon y aunque intento resistirse la fuerza de Gideon era sobrehumana, por suerte para él en el ultimo instante el encapuchado que le había intentando ayudar salto sobre Teugen derribándole en el suelo, en apenas unos segundos Gideon cogió al traidor y lo lanzo contra un poste del almacén, fue tal la fuerza del impacto que el ruido de huesos rotos se oyó con claridad, justo cuando Gideon se daba la vuelta en dirección a Johan se escucho como sonaban las doce campanadas del reloj de ayuntamiento de Bögenhafen, a partir de ahí todo ocurrió muy deprisa, del pentagrama un humo negro empezó a surgir dando a forma a un repugnante Demonio, el cual con una voz dulce y fría que irradia maldad exigirá el portal que se le había prometido, con una de sus garras agarrara a Teugen  y serán absorbidos por el pentagrama, para acto seguido retorciéndose de sufrimiento y convertido en un deformado Demonio  también ser engullido Gideón, mientras el resto de encapuchados huían del almacén, este ya ardía a causa de las velas que habían rodado, con sus ultimas fuerzas Johan cargo sobre su hombro al encapuchado que le había ayudado y entre toses y sin apenas poder respirar salieron fuera, Friedrich Magirius era el encapuchado que le había salvado, poco se podía hacer por él, apenas le quedaba un hilo de vida, con sus ultimas fuerzas le dio una carta que debía de llevar a Delberz y entregársela a Heironymus Blitzen....

Erwin, Nikkit y Ogmund junto al aprendiz de marinero Renat habían conseguido navegar por el canal de Weissbruck durante tres días sin apenas contratiempos, antes de llegar a Altdorf en una de las esclusas los dos guardias que la vigilaban inspeccionaron la barcaza sin encontrar nada extraño, y sin mas les dejaron seguir camino, fue Nikkit el que noto que uno de los guardias se fijaba demasiado en Erwin, o quizás eran manías suyas.

Ante ellos las torres de Altdorf se mostraban majestuosas, la capital del Imperio no pasaba desapercibida para nadie, por desgracia nuestros aventureros no podrían disfrutar de ella por mucho tiempo, lo primero era vender la carga que tenían en la bodega, Nikkit, Ogmund y Renat buscaron a Herr Hohenzoll, tras lamentarse por la perdida del antiguo capitán y de su familia les ofreció 800 coronas de oro y 100 mas si le hacían el favor de transportar cuatro cajas con Brandy a un pequeño embarcadero que les venia de camino, tras inspeccionar las cajas y ver que el Brandy al parecer no era Bretón accedieron a ello, con dinero para gastar al día siguiente se encaminaron a una armería, en ella se equiparon con distintos enseres, ya por la tarde cerraron un trato con Chistopher para que tomara los mandos de la barcaza y al día siguiente mientras aun estaba amaneciendo ponían rumbo a Delberz, y aunque antes de salir de Altdorf fueron parados por la guardia y por unos momentos se temieron lo peor por el Brandy que transportaban todo se quedo en un susto.

El viaje por el río Talabec ocurrió sin ningún contratiempo, y justo antes de encontrarse con la entrada al río Delb que les llevaría hasta Delberz vieron el pequeño embarcadero del que Herr Hohenzoll les había hablado, allí desembarcaron  las cuatro cajas dos muchachos ante la atenta mirada de un individuo que parecía cualquier cosa menos un pescador, tras viajar por el río Delb y después de cuatro días desde que salieron de Altdorf por fin antes sus ojos al pie de las colinas se podía ver el pueblo de Delberz, dejaron la barcaza amarrada en el pequeño embarcadero y a Renat y Chistopher custodiándola, mientras el resto del grupo dirigidos por un maltrecho Hans se dirigieron hacia la casa del hechicero, esta estaba ubicada a las afueras del pueblo, un gran muro de piedra la rodeaba con dos grandes puertas que se abrieron segun se acercaban,  ya en su interior se podía ver una casa grande y destartalada, una chica joven salio a su encuentro abrazándose a Hans, su nombre era Wanda, muy simpática y extrovertida, sin mas fueron llevados ante Heironymus Blitzen, un hombre mayor con el pelo blanco y desaliñado, el cual fue escuchando sus relatos sobre lo que habían vivido en Bögenhafen y en la mansión Vonreuter mientras no dejaba de manipular un gran reloj de cuco, tras escucharles se dirigió hacia Erwin y le tendió una carta de una demonolagista llamada Etelka Herzen que quería seguir los pasos de Johannes Teugen, la cual por lo visto aspiraba abrir un portal para el mismísimo Tzeentch.

En ese momento un antiguo compañero que creían muerto apareció por una puerta, la alegría se reflejo en el rostro de todos ellos y entre abrazos les contó como había sido capturado y como había conseguido escapara con vida y su camino hasta llegar aquí, mientras Heironymus hablaba con Elvyra una vieja conocida, tras unos minutos el Hechicero les contó que Hans había viajado a Nuln para intentar localizar a la mujer de la carta, hacia mas de un año que la habían perdido la pista, por suerte ahora gracias a la carta sabían donde podría estar, era de vital importancia dar con ella antes de que intentara realizar aquello en lo que Johannes Teugen había fracasado, la pregunta era si estaban dispuestos a acometer semejante empresa en favor del Imperio y de Sigmar, era algo que tenían que pensar con calma, mientras tanto les ofreció su casa para que descansaran...después de muchos días era difícil resistirse a un buen baño de agua caliente y una cómoda cama de plumas....